sábado, 25 de junio de 2011

Disfruta vender nieve de garrafa... Sr. Gabino Sandoval Zac. Méx.

Zacatecas, Zac.- Justo cuando el sol es más intenso, Gabino Sandoval arriba a su lugar de trabajo, mientras ya lo esperan con ansia algunos de sus clientes, pues se acerca la hora de la comida.




Lo primero que se asoma es una sombrilla y la garrafa que él mismo fabricó; coloca una a una las cubetas que contienen los más dulces sabores de nieve.

La más popular entre sus clientes, incluso su favorita, es la nieve de mango, sin menospreciar las de fresa, nuez, crema de coco, guanábana y, de vez en cuando, pistache.

Y es que aún no se acomoda del todo, cuando los clientes comienzan a llegar por la nieve de garrafa de don Gabino Sandoval.

De impecable presencia, comentó que nació en Querétaro, pero tiene más de 17 años en esta ciudad, que lo hacen ya un zacatecano.

Son dos décadas de elaborar nieve, de productos totalmente naturales, y aunque aprendió a elaborarla en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, por sus propios medios, ha innovado su propia técnica, su propia receta, que ni siquiera sus hijos conocen.

Es un proceso largo, de una a dos horas, lo que tarda en hacer cada sabor de la nieve de garrafa, de la que cada vez los ingredientes son más caros.

Sin embargo, ni el clima, el lugar y ni la economía impiden que don Gabino trabaje; “de lo que se trata es de echarle ganas”, expuso, porque aseguró que puede haber más tipos de nieve de garrafa, pero la de él tiene algo especial.

Además, en tiempo de frío, desde hace mucho tiempo, tiene un trayecto de caminata desde el Mercado de Abastos hasta las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en el que también vende semillas con cacahuates, actividad que es tan noble que no lo deja sin alimento para su familia, comentó.

Pero lo que definitivamente distingue a don Gabino Sandoval es su nieve de garrafa y la amabilidad con la que trata a sus clientes.